ESTRATEGIAS PARA FORTALECER EL CLIMA INSTITUCIONAL



¿Por qué fortalecer el clima institucional?¿Qué elementos estratégicos son conducentes para conformar y establecer el trabajo en equipo?¿ A que ha de conducir la eficiencia del equipo?(3)
Deseo empezar esta conferencia, con estas tres preguntas que darán la pauta para ir desglosando, el sentido estratégico, en el fortalecimiento del clima institucional, buscando enfatizar en la necesidad demandante, del bien común, el cual sostiene la arquitectura del edificio institucional y es elemento proyector, de los propósitos que se entretejen al interior de la institución.
La necesidad demandante del bien común, (4) como elemento arquitectónico y proyector, se refiere a todo aspecto de la vida social para encontrar plenitud de sentido. No consiste en la simple suma de bienes particulares de cada sujeto del cuerpo social. Siendo de todos y de cada uno es y permanece común, porque es indivisible y porque solo juntos, es posible alcanzarlo, acrecentarlo y custodiarlo, también en vistas al futuro. Cuando se quiere positivamente, estar al servicio del ser humano, el grupo social se propone como meta prioritaria el bien común, en cuanto bien de todos y para todos.
Las exigencias del bien común derivan de las condiciones sociales del grupo humano y están estrechamente vinculadas, al respeto y a la promoción integral de la persona y de sus derechos fundamentales. El bien común es un deber de todos los miembros del grupo social, ninguno está exento de colaborar, según las propias capacidades, en su consecución y desarrollo.
El bien común corresponde a las inclinaciones más elevadas del hombre, pero es un bien arduo de alcanzar, porque exige la capacidad y la búsqueda constante, del bien de los demás como si fuese el bien propio.
Ahora bien, respondámonos a la primera pregunta del (5)¿por qué fortalecer el clima institucional? Para esto ubiquémonos específicamente en el término clima institucional. Se entiende por clima institucional (6), aquel conjunto de condiciones  que caracterizan las situaciones o las circunstancias, que rodean a las personas  en el medio ambiente de trabajo y que tienen repercusión en el comportamiento laboral, el cual  regula los factores del sistema organizacional y el comportamiento individual. El clima laboral (7) tiene gran relevancia por su repercusión inmediata, tanto en los procesos como en los resultados organizacionales, incidiendo directamente en su calidad. Es el elemento facilitador, en las organizaciones que aprenden y esto, es importante enmarcarlo porque cuando no se quiere aprender o se piensa que no hay nada que aprender, el clima laboral se vuelve rancio, porque se coarta la creatividad que es el motor para el desarrollo institucional.
Para cerrar la especificidad del término clima laboral permítanme ubicar (8) dos grandes tipos de climas, el clima de tipo autoritario que se divide en explotador y paternalista y el clima de tipo participativo que se divide en consultivo y grupal. Detallemos cada uno de estos aspectos para luego poder contestar a la primera pregunta que está abierta.
El clima autoritario explotador es el tipo de clima en donde la dirección no tiene confianza a sus empleados. La mayor parte de las decisiones y de los objetivos se toman en la cima de la organización y se distribuyen según una función puramente descendente.
El clima autoritario paternalista es aquél en el que la dirección tiene una confianza condescendiente en los empleados, como la de un amo con su siervo. La mayor parte de las decisiones se toman en la cima, pero algunas se toman en los escalones inferiores.
El clima participativo consultivo es aquel donde la dirección tiene  confianza en sus empleados. La política y las decisiones se toman generalmente en la cima, pero se permite a los subordinados que tomen decisiones más específicas en los niveles inferiores. La comunicación es de tipo descendente.
El clima participativo grupal es aquel en donde la dirección tiene plena confianza en sus empleados. Los procesos de toma de decisiones están diseminados en toda la organización, y muy bien integrados a cada uno de los niveles. La comunicación no se hace solamente de manera ascendente o descendente, sino también de forma lateral. Los empleados están motivados por la participación y la implicación, por el establecimiento de objetivos de rendimiento, por el mejoramiento de los métodos de trabajo y por la evaluación del rendimiento en función de los objetivos. Existe una relación de amistad y confianza entre los superiores y los subordinados. Hay muchas responsabilidades acordadas en los niveles de control con una implicación muy fuerte de los niveles inferiores.
Entonces, (9) ¿porque fortalecer el clima laboral? Porque de esa manera  se solidifica las relaciones comunitarias en el entorno laboral. Estas relaciones comunitarias están sujetas a las (10) siguientes dinámicas: la comunicación como elemento propositivo que conduce a la decisión, la comunión como elemento argumentativo que conduce al análisis y  lo común como elemento interpretativo que conduce al entendimiento. Cuando hay buen clima laboral (11) hay entendimiento, hay análisis y hay decisión.
Ahora bien respondamos a  la segunda pregunta (12) ¿Qué elementos estratégicos son conducentes para conformar y establecer el trabajo en equipo?
Primero abordemos el termino estrategia y para el, me voy a apoyar en algunas ideas propuestas en el libro El Arte de la Guerra de Sun Tzu. (13) Para adecuar consistentemente una estrategia se necesita como elemento esencial, la autoridad del líder que conduce su equipo.
Por autoridad se entienden las cualidades de sabiduría, equidad, humanidad, coraje y severidad del líder. Si el líder está dotado de sabiduría, será capaz de reconocer los cambios de las circunstancias y actuar con presteza. Si es equitativo, sus hombres estarán seguros de la recompensa y del castigo. Si es humano, amara al prójimo, compartirá sus sentimientos y apreciara su trabajo y sus dificultades. Si es valiente, alcanzara la victoria captando, sin dudarlo, el momento oportuno. Si es severo, su equipo será disciplinado, porque temerá y recelara el castigo.
Si un líder no es valeroso, será incapaz de sobreponerse a sus dudas y de concebir grandes proyectos. Si los líderes no se han formado íntegramente, se doblegaran en su interior cuando se hallen frente al enemigo. Estos elementos de autoridad (14) conducen a enarbolar la fortaleza del líder, conduciendo en gran medida a la fortaleza del clima institucional.  
Las cualidades indispensables de un líder (15) que busca la victoria en la consecución del apropiado clima laboral con su equipo, son ante todo la clarividencia, esa capacidad de percibir el futuro, de ir más allá de lo que está hoy, siendo perspicaz, husmeando el mañana; segundo, el arte de hacer reinar la armonía, de tener capacidad de escuchar el ruido de las cosas y combinarlos simultáneamente para suscitar la correspondencia sinfónica; tercero una estrategia cuidada, un plan que especifica una serie de pasos o de conceptos nucleares que tienen como fin la consecución de un determinado objetivo y que está respaldado por planes de largo alcance; cuarto, el sentido de la oportunidad y quinto, la facultad de percibir los factores humanos.
Estas cualidades estratégicas (16) para la consecución del clima laboral se entretejen con la resiliencia, entendida esta como la capacidad de afrontar la adversidad, saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia sin pensar en la derrota, a pesar de que los resultados estén en contra y, la comunicación asertiva, en donde se logra establecer un vínculo comunicativo sin agredir al  interlocutor, pero tampoco sin quedar sometido a su voluntad, haciendo conocer  los pensamientos e intenciones y defendiendo los propios intereses.
La resiliencia y la comunicación asertiva (17) son elementos sustentadores y conducentes al establecimiento del trabajo en equipo en el cual se re-conocen las características propias de los integrantes del equipo con el fin de propiciar la empatía y el dialogo firme y sereno, que da congruencia frente al abatimiento de los acontecimientos que se han de presentar y superar.
Para un adecuado trabajo en equipo (18) se ha de conformar y establecer el equipo de trabajo y frente a esto quiero establecer ciertas pautas para conformarlo y establecerlo.
Primera pauta, escuchar. Conforman el equipo de trabajo, quienes saben escuchar la voz del líder, quienes saben captar con atención la idea, generada por el deseo, conducida por la palabra pronunciada, doblegando libremente la voluntad a ella, por causa de la inquietud que genera y el asombro al que induce, para seguirla.
Segunda pauta, seguir. Aquí se da desde la voluntad del oyente por la escucha, el paso para reconocer y concretar el camino por el cual se debe avanzar, asumiendo el riesgo y haciendo acopio de las propias emociones frente al reto que se va a contraer, obedeciendo y teniendo disposición al seguimiento, para convivir.
Tercera pauta, convivir. Es estar con el otro, permitiéndole que identificando e identificándolo, integrando los caracteres de forma armoniosa, sobreponiendo las indecisiones y las dudas para afianzar la certeza de la compañía y construir de forma dinámica, con una alta carga de empatía, el plan estratégico a seguir para conseguir la ejecución del propósito que convoca el hecho de convivir, conduciendo por medio del compartir, el empezar a constituir comunidad con una disposición de comprensión.
Cuarta pauta, comprender. Es encontrar justificados los razonamientos y emociones del otro, penetrando y abrazando el propósito, para comprometerse con él, de forma asertiva, dándole un significado categórico y elocuente, conllevando la seguridad y confianza en el entendimiento, para asumirlo.
Quinta pauta, asumir. Es tomar consciencia clara, de apropiación en la vida, de los elementos de identidad común, que van surgiendo en el transcurrir discursivo del acompañamiento fraterno que se ha venido desarrollando en el tiempo, para responsabilizarse concretamente del logro común, dejándose compenetrar en su trasfondo personal por la característica de la idea inicial y por ende de la personalidad del que pronuncia la idea. Esto conduce entonces a enseñar.
Sexta pauta, enseñar. Es transformar y darle sentido a la vida del oyente de la palabra, liberándolo de la ignorancia, dándole herramientas hábiles, para que el sujeto actué virtuosamente y con responsabilidad, manejando sus propias emociones, construyendo un equilibrio dinámico para saber decidir y saber esperar, proponiendo solidariamente el bien común.
Ahora bien contestemos la tercera pregunta, (19) ¿a qué ha de conducir la eficiencia del equipo? A lograr (20) con transparencia, confianza y respeto, el bien, la equidad, la justicia y la paz, para fortalecer de este modo la índole comunitaria, conduciendo el esfuerzo social, hacia una meta de solidaridad trascendente, de responsabilidad común para salvaguardar y dignificar la comunidad humana, el nosotros social.
Estas son las estrategias que propongo para fortalecer el clima institucional. Muchas gracias por su amable atención (21).


Quiero acabar con esta bella reflexión de Facundo Cabral que se denomina, no estas deprimido, estas distraído.
No estás deprimido, estás distraído …
…Distraído de la vida que te puebla,
Distraído de la vida que te rodea,
Delfines, bosques, mares, montañas, ríos.
•No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano,
cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones.
Además, no es tan malo vivir solo.
Yo lo paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad me conozco…… algo fundamental para vivir.

•No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el Éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los noventa, sólo por citar dos casos conocidos.

•No estás deprimido, estás distraído. Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada.

•Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas… te alivia para que vueles más alto, para que alcances la plenitud.
De la cuna a la tumba es una escuela; por eso, lo que llamas problemas, son lecciones.
No perdiste a nadie: El que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.

No hay muerte… hay mudanza.
Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Miguel Ángel, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuelo y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados.
•Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser, será y, llegará naturalmente.
No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible y sin esfuerzo, porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban tres o cuatro meses de vida.

•Dios te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz. Después podrás compartir la vida verdadera con los demás.

Recuerda : “Amarás al prójimo como a ti mismo”. Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios y decide ahora mismo ser feliz, porque la felicidad es una adquisición.

Además, la felicidad no es un derecho, sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio. Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mandó a matar a seis millones de hermanos judíos.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileños, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la música de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

•Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas: si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)… y si le ganas, serás más humilde, más agradecido… por lo tanto, fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser.

•No estás deprimido, estás desocupado.
Ayuda al niño que te necesita, ese niño que será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas.
Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar de la naturaleza y cuidarla para el que vendrá.
Da sin medida y te darán sin medida.
Ama hasta convertirte en lo amado; más aún, hasta convertirte en el mismísimo Amor.
Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas.

•El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso.
Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. Vale la pena, ¿verdad?.

Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él. Si Él tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella. El te manda flores cada primavera. Él te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tú quieres hablar, Él te escucha, El puede vivir en cualquier parte del
universo, pero Él escogió tu corazón. Enfréntalo, amigo, ¡Él está loco por ti!

Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero él sí prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino.

“Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír”
Si caes siete veces, levántate ocho. No te canses de ser bueno, no te canses de amar.

Dios los bendiga.

Comentarios